BlogFarmacéutico de Confianza

Pediculosis. Mitos y Realidades.

By 12 noviembre, 2018 No Comments

 

Comienza el primer trimestre del colegio y en Avantis Salud, sabemos las preocupaciones que más temen las familias en esta época: Los piojos.

Por qué nos preocupamos por ti, en este artículo te resolvemos todas las dudas sobre las temidas pediculosis.

Como nos imaginamos que sabes, los piojos son insectos pequeños, de color parduzco y con forma alargada y plana, que viven en el cabello de las personas.

Cuando hablamos de pediculosis, nos estamos refiriendo a una infestación en el pelo producida por piojos que puede afectar a cualquier persona, aunque es más frecuente en niños y niñas de 4 a 12 años.

Recuerda que la pediculosis no genera trastornos graves para la salud ni es foco de enfermedades, (¡tranquilos, tu hijo no está enfermo!) pero la saliva que los piojos introducen en el cuero cabelludo al morderlo para alimentarse provoca un incómodo picor o prurito.

¡Mamá y papá! los piojos se transmiten por contacto directo con el pelo de otra persona infectada. ¡Los piojos no vuelan ni saltan!, pero se desplazan con gran rapidez y agilidad por el pelo. Te enseñamos que:

Los piojos no están relacionados con malos hábitos higiénicos. Si bien ésta es una creencia muy extendida, se ha demostrado que no es cierta. De hecho, estos insectos prefieren el cabello limpio para vivir.
• También afectan a los adultos. Es frecuente el contagio a los padres y hermanos dentro del entorno familiar, por lo que, si se detecta un caso en casa, es fundamental revisar el cabello de todos los miembros de la familia.
Los piojos no vuelan ni saltan de una cabeza a otra. No tienen alas y no pueden saltar. Se agarran al pelo y se desplazan rápidamente de una cabeza infestada a otra sana.
Un corte de pelo no es la solución. Para eliminar los piojos no es suficiente con cortar el pelo o lavarlo repetidamente. De hecho, las personas con pelo corto también pueden infestarse, si bien en este caso resulta más fácil revisar el cabello.
Los piojos no se ahogan con el agua. Cuando los piojos están dentro del agua, sea en el mar, piscina o ducha, entran en un estado de animación suspendida, pero se mantienen fírmemente agarrados al cabello, tratando de sobrevivir.
Los animales y las mascotas no contagian piojos. Los piojos sólo pueden vivir en la cabeza de las personas; son parásitos humanos.

Para detectar los piojos, el síntoma típico es el picor del cuero cabelludo. Ante la aparición este síntoma es muy importante que todos los padres examinen el pelo de sus hijos. Para ello, se llevarán a cabo los siguientes pasos:

1. Humedecer el cabello, ya que esto hace que los piojos se muevan con más dificultad.
2. Colocar un paño blanco sobre los hombros del niño. Si hay piojos, caerán y de esta forma será más sencillo visualizar si están vivos.
3. Peinar mechón a mechón con una lendrera.

Las liendres es fácil confundirlas con caspa, pelusas o con otros problemas capilares como dermatitis, por lo que es necesario prestar especial atención.

Si se confirma que el niño tiene piojos vivos en su cabeza, debemos tratarlo con un tratamiento pediculicida. Acude a tu farmacia para resolver todas las dudas referentes al tratamiento.

Existen recomendaciones para evitar el contagio en la familia, como pueden ser lavar los utensilios con agua y pediculicida, las ropas se deben lavar con agua caliente y aquellos objetos difíciles de lavar hay que introducirlos en una bolsa cerrada durante 3 días.

La prevención es difícil. Debe aconsejarse a los niños que no compartan peines, lazos ni gorros y practicar una buena higiene.

10 pasos para ganar la batalla a los piojos

  1. Ante los primeros indicios, revisa. Si sabes de casos recientes en tu entorno, revisa el pelo con la lendrera, especialmente por la nuca o tras las orejas, ya que son las zonas más cálidas en las que suelen ubicarse las liendres
  2. Elige el mejor tratamiento. Si confirmas que hay piojos, acude a la farmacia para hacerte con un tratamiento pediculicida. En cambio, si no vemos piojos pero existe riesgo, hay que aplicar un repelente para prevenir.
  3. Aplica los pediculicidas correctamente.
  4. No utilices secadores. Es importante secar el pelo al aire libre, nunca con secador, ya que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto y este pierde eficacia.
  5. Peina y retira. Tras aplicar el pediculicida, ese mismo día y los posteriores, peina el cabello con una lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres.
  6. Comprueba a toda la familia. Si otros miembros de la casa se han contagiado, hay que aplicarles el tratamiento.
  7. Lava la ropa y limpia la casa.
  8. Avisa en el colegio. Una advertencia a tiempo puede evitar que otros niños se infesten y el ciclo vuelva a comenzar.
  9. Haz una segunda revisión
  10. Prevén un nuevo contagio. Para evitar que los piojos vuelvan a aparecer, existen productos repelentes específicos que nos ayudarán a sortear un nuevo ataque.

Abián Asael Mesa Rodríguez. Col 38/2661

Avantis, La Respuesta En Salud

Leave a Reply