Blog

Vida sexual en la senectud

By 15 marzo, 2019 No Comments

La vida sexual no se detiene a los 50 y algunos estudios demuestran que la sexualidad tendría efectos beneficiosos para la salud. Sin embargo, pueden surgir molestias y dificultades y para las cuales existen tratamientos.

A partir de los 60 años, la disminución del deseo puede ocurrir en la pareja debido a diferentes factores como:

  • La menopausia, que puede causar sequedad vaginal y dolor durante el acto.
  • Problemas de libido: la forma física puede hacernos pensar que somos menos deseable, el estrés, la falta de sueño…
  • Andropausia que provoca la disminución de la testosterona y con ella, el deseo.
  • Efectos secundarios como la disfunción eréctil.
  • Etc

El consumo de artículos eróticos y medicamentos auxiliares para la intimidad en mayores de 50 años ha aumentado en los últimos años y, no es de extrañar, el ritmo de vida ha cambiado acompañado del progreso médico y social que permite vivir más libremente su sexualidad sin el tabú, a diferencia de las anteriores generaciones.

Tener una sexualidad saludable hasta la vejez tiene ciertos beneficios para la salud, incluida la liberación de endorfinas, que actúan como analgésicos y reducen la ansiedad, pero también sustancias que fortalecen el sistema inmunológico.

En los hombres, estimula la secreción de hormonas de crecimiento y testosterona, tonificando así los músculos y solidificando los huesos. Algunos estudios incluso sugieren que tener relaciones sexuales tres veces por semana podría retrasar el envejecimiento. Sin embargo, no hay edad para contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), por lo que se recomienda protegerse utilizando preservativos como parte de nuevas relaciones.

Debemos atrevernos a hacer preguntas sin importar en qué momento de nuestra vida nos encontremos. Algunos problemas e inconvenientes pueden ser tratados fácilmente, pero negarse a hablar de ello puede causar una pérdida de intimidad e incluso crear patologías. Nuestro médico de confianza puede aconsejarnos o derivar a sus pacientes a sexólogos o urólogos y andrólogos.

Avantis, La Respuesta en Salud

Leave a Reply